Relatos en Cadena

Montón

Ese maravilloso viaje que le habían prometido sus padres con la mirada fija en el suelo y la sonrisa de comer limón, Corfú; la garantía de unas gafas de sol enormes, diecisiete tarjetas que venían con las flores, una copia de la esquela, una foto en la cuna, el certificado, un suplemento semanal, instrucciones de una crema para el pecho, la ecografía y la amniocentesis; prospectos de yodo, prospectos de hierro, la factura de la clínica y la del hotel. Habitación individual. Todo eso sobre la mesa, en ese orden. Y la ventana. Y al otro lado de la ventana, nada de nada.


Enlaces:

En Previsiones meteorológicas de un cangrejo:

En Escuela de Escritores:

En La nave de los locos:

En Internacional Microcuentista:

En Cuentos para el andén:


Finalistas de Relatos en Cadena 2011-2012 y equipo del programa Hoy por Hoy y Escuela de Escritores

Montse Aguilera, Javier Sagarna, Ricardo Hierro, Luis González, Joaquín Valls, Carles Francino, Germán Solís, Ignacio Rubio, Alberto Corujo, yo, Mar Horno, Luis Fernández de los Muros, Joana Bonet, Fernando Martínez.



En la azotea de la SER, con Alberto Corujo



Con Carles Francino


Final anual. 28 de Junio de 2012
Final mensual. Mayo 2012









ReCorrido 2007-2012:

14 de Abril de 2011

Selección
Un apuesto joven al que besó en los labios con dulzura, un hombre casado, feo pero tierno, al que no besó, pero cuya larga cabellera rubia le hizo cosquillas un momento; un señor mayor con una voz muy bonita, un adolescente encendido y unos siameses prodigiosos. Incluso una chica de risa seria y contundente. Todos elegidos, todos candidatos a una segunda oportunidad entre los brazos de Matilde Urbach. Todos apretujados en aquel enorme congelador.



10 de Diciembre de 2009




In other words
Ni subido a una escalera conseguiría besarte. La certeza era aplastante, hormonal y gravitatoria. Tanto como distante tu belleza y diminuta mi congoja.
Quise invertir las intenciones y cuestionarme si, tal vez, quisieras tú descender varios peldaños por besarme a mí. Tampoco.
Descarté los métodos convencionales. Inicié un arduo entrenamiento. Cada día, cada noche. Perder grasa, ganar músculo. Hop, hop.
Y fue que la tenacidad venció a las leyes de la naturaleza. Aprendí a volar y salí por mi ventana. Aleteando ilusionado hasta tu casa y tu dormitorio, donde me alcanzó la suela de una zapatilla rosa y tu voz, al fondo, gritando "bicho gafoso de mierda".



24 de Septiembre de 2009




Platonicol complex
Creen que es alergia, pero es amor. Mamá está preocupada. Ya no sabe si son las camisas, la lactosa o el centeno. El director y los otros me miran como si me fuera a morir en cualquier momento, y ninguno quiere estar delante cuando ocurra.
A mí me da igual, porque, a eso de las once, jadeo un poco y toso con un ruido como de arrastrar sillas. Abren la ventana de clase para que respire. Saco la cabeza y te veo venir por la calle Bergamín, con tu falda de cuadros y los calcetines caídos. ¡Qué buen jarabe, tu sonrisa! Fresca, brillante, antihistamínica.



26 de Mayo de 2009




Olvidar
—¿Te acuerdas de mí? Soy yo, cariño. ¿Cómo estás? ¿Te duele?
—Hola, amor –contestó ella.
—¿Recuerdas lo que pasó? –preguntó él.
Ella vio imágenes difusas. El coche de él, ella con la linterna, la chica riendo en el asiento del copiloto, llorar, gritar, disculpas, el maletero...
—No, la verdad es que no recuerdo –contestó. ¿Me he caído?
—Sí, cariño. Te caíste.
Ella lo recordó a él abriendo el maletero.
—¿Estás bien?
Ella en el maletero.
—Sí.
Los dos junto al barranco.
—¿Seguro?
Él empujándola.
—No, bien del todo, no.
Empujándola con decisión.
—Te recuperarás. No te preocupes.
—No me preocupo ¿Quién dices que eres?



31 de Marzo de 2009




Slomo
Cerré la puerta despacio, sin hacer ruido, sorprendido por el hecho de que mi llave todavía funcionara.
La moqueta era distinta, pero la lámpara era la misma. Pasé al salón y reconocí la mesa, pero vi más libros, menos discos, y otro televisor diferente. Ya no olía a tabaco, sino a incienso. Y olía a perro también.
Entré en la cocina y la encontré sentada en la silla roja. Me miró lentamente, abrió la boca despacio, parpadeó a cámara lenta. Pero no sonrió. —Que no me morí —le dije. —Ya me casé —contestó mientras el hombre del bigote asomaba tras el frigorífico. También el frigorífico era nuevo.



29 de Enero de 2008




No funcionó
No funcionó. Contemplábamos confusos el metal bajo la enorme masa gris.
Empujamos en vano con palancas, con los hombros. Alguien trajo desde Chimbacuaya la única grúa que había en la zona. Enganchamos las cadenas, anudamos las cinchas y cruzamos los dedos. Imposible.
No tuvo el alcalde tiempo ni ganas de volver a llamarles para que no vinieran, así que salimos todos por televisión, cabizbajos, humillados.
En un pueblo pequeño pueden darse dos casualidades a lo largo de un siglo. En el nuestro se dieron las dos casi a la vez.
Primero aterrizó el platillo.
Luego cayó el elefante.



13 de Noviembre de 2007




—¿Cómo se llamaba?
—No es necesario que me hables de usted. Me llamo Mario.
—¿Y yo? ¿Cómo me llamaba?
—Te llamas. Todavía te llamas Isabel. Y eres mi mujer. Siéntate y come.
—¿Esto me gustaba? ¿Qué era?
—Sí. Te gustaba. Te gusta. Es sopa.
—¿Comía siempre ahí enfrente?
—¿Quién?
—Usted.
—Siempre, Isabel. Siempre como aquí enfrente. Delante, a tu lado. Siempre.
—¿Y me quería?
—¿Quién?
—Usted.
—Te quería. Sí. Te quería, Isabel.
—¿No usas ahora el presente, Mario?






10 de Mayo de 2007. Comienzo de Nancho Novo

Relleno folios por no vaciar el cargador delante del primero que se me presente... dadme tinta, un asesino anda suelto. Malo. Muy malo. La gente no pide tinta. Arrugo el folio. Lo tiro a la basura. No entra. Me quedan dos intentos antes de cargar la pistola. Voy otra vez:
"Escribo para evitar reventar. Me contiene, me retiene".
Malo otra vez. Infinitivos. Rima. Arrugo el folio. Lo tiro a la basura. No entra. Arrastro el cargador sobre la mesa, pesado y frío, hacia la pistola hambrienta. Último folio. Último intento. Voy otra vez:
"Escribo en esta diana con las balas que me sobran, porque ayer perdí la pistola con la que participo en este concurso de no matar".
Arrugo la pistola, la tiro a la basura. No entra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada